Extensiones IP y Analógico

Al ofrecer sistemas de telecomunicaciones a sus clientes, los integradores y los revendedores necesitan adaptar las soluciones a necesidades específicas, según el tamaño de la estructura de cada cliente. En este escenario, hay algunas opciones de interfaz de telefonía que se pueden utilizar, y las más comunes son la interfaz IP y la interfaz analógica. Cuando recibe la señal de la operadora elegida, el troncal la reenvía a las extensiones de los usuarios.

Extensión IP es un sistema de telefonía digital que utiliza el protocolo de Internet para transmitir voz. Además de ofrecer una calidad de audio superior, la tecnología de voz sobre IP permite reducir los gastos de telefonía, proporcionando una mayor libertad para las llamadas interurbanas e internacionales. Ventajas como esta posibilitan una mayor integración con los clientes y proveedores, en el caso de las empresas, y una mayor facilidad de administración, en el caso de los condominios.

Extensión analógica es el sistema de telefonía cuya transmisión se realiza por medio de señales analógicas, lo que permite utilizar aparatos telefónicos convencionales, como una línea de suscripción. La principal ventaja relativa a la utilización de esta interfaz es la posibilidad de aprovechar la infraestructura heredada. Además, esta interfaz permite reducir los costos, ya que la integración entre la voz y los datos no es una exigencia. El bajo costo de los periféricos, de la administración y del mantenimiento también es un factor diferenciador.