API/SDK

El desarrollador no solo necesita contar con hardware sólido y preparado para las aplicaciones de escenarios exigentes, sino que debe tener la libertad de explorar todas las funciones que el producto puede proporcionar e integrar sus soluciones a las redes de telefonía, ya sean analógicas, digitales, móviles o VoIP.

Por medio de una práctica API denominada K3L (Khomp Low Level Library), los productos Khomp se pueden integrar con facilidad con aplicaciones de software (nuevas o existentes). Su interfaz consiste en algunas funciones declaradas en C y disponibles mediante bibliotecas de carga dinámica, lo que posibilita una fácil integración con cualquier lenguaje de programación.

Con una interfaz intuitiva y una amplia documentación disponible en línea y siempre actualizada, la API K3L ofrece una rápida curva de aprendizaje. Para facilitar aún más el trabajo del integrador, Khomp ofrece un programa en que los desarrolladores pueden realizar la integración de la API a sus aplicaciones en la sede de Khomp, contando con todos los equipos necesarios y con todo el apoyo de los desarrolladores de Khomp.

La API brinda una interfaz para el intercambio de mensajes de control, es decir, el envío de comandos y la recepción de eventos. La interfaz de mensajes es independiente del protocolo, lo que permite utilizar el mismo código para realizar y recibir llamadas de canales de todas las tecnologías, como GSM, FXO, FXS, SIP o E1, en cualquiera de los protocolos de E1 admitidos. De manera semejante, el control de recursos como la grabación con diferentes códecs, la reproducción de mensajes de audio y el envío de mensajes TDD y fax se realiza por medio de los mismos comandos y eventos, independientemente de la tecnología utilizada.

Con un solo comando, la API permite conmutar cualquier canal de cualquier dispositivo a cualquier otro canal de cualquier dispositivo. Con dos comandos, se obtiene una conmutación full-duplex. Se pueden realizar más conmutaciones, lo que permite hacer conferencias con hasta 5 participantes, con un completo control sobre lo que cada participante puede escuchar.